Lorenzo Suarez Crespo

PALMA REAL

 

No te observo serena bajo el cielo

como simple escultura vegetal,

fuiste cinta de luz, verde   pañal

en mi impronta feliz de  pequeñuelo.

 

¡Cuántas veces al pie del arroyuelo

agitabas tus pencas por cendal!

¿Cómo puedo olvidar ese caudal

de riqueza al guajiro y su desvelo?

 

Hoy que en versos y loas te saludo,

te enaltecen la patria y el escudo.

Señora de la brisa, mi amuleto

 

dorado desde el sol de la niñez,

me remonto a los campos otra vez

y a tu sombra murmuro este soneto.

 

NOCHES PINAREÑAS

 

Las noches pinareñas con el rito

de las viejas historias encantadas

animan a los duendes y las hadas

al influjo vital que guarda el mito.

 

Las noches pinareñas, infinito

deambular de poetas ante arcadas,

melódicas estrofas arrancadas

al viejo soñador que calla el grito.

 

Entre el Norte y el Sur en luz sellada

cada noche le sueña la alborada,

cada palmo del monte es la silueta

 

de un gigante dormido que las nombra

más allá del silencio y de la sombra

en los versos sublimes del poeta.

 

-Lorenzo Suárez Crespo, Cuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s