search instagram arrow-down

Blogs que sigo

Rincón de la décima

PORTADA

Bienvenidos a Carta Lírica Digita

Poesía general

Rincón de la décima

Fotos. PPS y otros

Contacto 

Bohío cubano

Poemas María Eugenia Caseiro

Décimas, de Mª. Jesús Lozano Cáceres\

Catorce Decimistas Cubanos del siglo XX

 ELOGIO A  UN LIBRO

El Pensamiento Martiano
(libro de su pensamiento)
llega con todo el talento
de este patriota cubano.
Hombre del acento llano
y con la mente de altura,
cuando la patria procura
medirlo desde el crisol,
pide cien metros de sol
para medir su estatura.

Cuando a sus ojos caían
hollines de las estrellas
los arrieros de centellas
su polvo azul sacudían.
En el asombro le ardían,
azorados, los asombros;
y de la selva de escombros
un enjambre de luceros
volaba, con sus jilgueros,
a picotearle los hombros.

Por eso el día que un chorro
de su sangre, inundó el Cauto,
un pueblo inocente, incauto,
se fue a llorar frente al Morro.
Creyó que el gentil socorro
lo iban a mandar del cielo,
mas cuan distante el anhelo
se hallaba de la conciencia;
al morir la “independencia”,
de hambre, dolor y desvelo.

Así  fue creciendo Cuba
de Martí, martirizada,
por el mundo deseada
como una gigante cuba.
Dulces recuerdos  incuba
de envejecidos guarapos;
llega vestida de harapos
a distraerse al guateque
y cuelga en el bajareque
sus luminosos guiñapos.

Queda la estirpe martiana
aún con su savia y vigencia
multiplicada en la esencia
de la gran nación cubana.
Hoy espera que un mañana
mejor, salga de su encanto,
pero a pesar del quebranto
jamás mermó en su virtud;
¡le basta que oiga un laúd
para despuntar un canto!

NO ES LO MISMO

Aunque tú pienses allá
que te llegó un día nuevo
es solamente un renuevo
de uno que viviste ya.
La historia siempre será
como noria, repetida;
vivimos la exacta vida
que vivimos una vez
pero uno, como el pez,
de su pasado se olvida.

Francisco Henríquez

Rio San andres

Yo también tengo mi río
que se llama San Andrés;
quizá profundo no es
como el tuyo, ¡pero es mío!
Cercano tuve un bohío
junto a una palma de güira,
donde templaba mi lira
que de mi abuelo heredé
y en las noches le canté
décimas a mi guajira.

CENTRO CULTURAL Y CARTA LIRICA F H

Carreta de los Henríquez en la finca El Laberinto

A %d blogueros les gusta esto: